Plantean proyectos regionales para conservar la biodiversidad andina

Lima, 26 marzo 2001. El Director de la Secretaría General de la Comunidad Andina (CAN), Jorge Vega, consideró indispensable incorporar consideraciones ambientales en la definición y ejecución de las políticas económicas y sociales de la subregión e involucrar a todos los actores y sectores para preservar los recursos naturales de la región.

“No es posible desligar del proceso de integración y conformación de un Mercado Común Andino una realidad subyacente: la inexistencia de fronteras para el ambiente”, recalcó y agregó que esto hace indispensable la participación de todos los actores.

Manifestó que si bien es cierto que la región andina posee abundantes recursos naturales, esta riqueza no garantiza que la región alcance en el tiempo un desarrollo sostenible, ya que durante décadas estos recursos han sido explotados en forma insostenible para generar capital físico y financiero.

Vega intervino en la inauguración Taller Regional de Conservación de Ecosistemas Transfroterizos y Especies Amenazadas, organizado por la Secretaría General de la CAN, el Comité Andino de Autoridades Ambientales y el Consejo Nacional del Ambiente de Perú (CONAM), con al apoyo financiero del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la colaboración del Consorcio GTZ/Fundeco/Instituto de Ecología.

Este es el segundo de un total de cinco talleres, organizado en el marco del Convenio de Cooperación ATN/JF-5887-RG “Proyecto Estrategia Regional de Biodiversidad para los Países del Trópico Andino”, que reúne a expertos regionales y representantes de instituciones nacionales e internacionales que ya están trabajando en los países en la conservación de los ecosistemas andino-amazónicas.

El Presidente del Consejo Nacional del Ambiente del Perú, Paul Remy señaló que la región andina es “el epicentro global de la biodiversidad”, lo que trae dos consecuencias inmediatas: una enorme responsabilidad, pero también una valiosa oportunidad. “Nos toca estar a la altura del patrimonio natural que poseemos”, recalcó.

Dijo que la gran mayoría de los problemas que enfrentan los países andinos son comunes, por lo que las entidades de cooperación, los organismos financieros que apoyan a la conservación promueven cada vez más procesos y proyectos con características regionales y binacionales.

Tras destacar que “felizmente la tendencia de trabajar mirando hacia adentro de las fronteras está cambiando”, citó algunos casos concretos en marcha que muestran ese cambio: el Corredor Vilcabamba Amboró, entre Bolivia y Perú, y la Iniciativa Paz y Conservación Binacional en la cordillera del Cóndor Ecuador-Perú, hasta Acuerdos de Cooperación subregional como la Comisión Permanente del Pacífico Sur.

El representante del BID en el Perú, Vladimir Radovic, dijo por su parte que este programa es muy importante y fundamental para los cinco países y la CAN, porque permitirá contar con una estrategia regional sobre biodiversidad e identificar acciones prioritarias que contribuyan a la sustentabilidad de los ecosistemas.

“El programa es innovador, interdisciplinario y regional”, recalcó, tras expresar sus aspiración de que a fines del 2002 esté lista la estrategia conjunta y los planes de acción para cada país.