Países de la CAN coordinan acciones y envían ayuda para afectados por desastres

Lima, 28 feb. 2008.- Frente a los desastres causados por inundaciones, huaycos o deslaves y desborde de los ríos en diferentes zonas de la subregión, los países de la Comunidad Andina vienen coordinando acciones de apoyo y enviando ayuda humanitaria para los damnificados.

Esta situación de emergencia que atraviesan los países andinos, así como el fortalecimiento de los procedimientos de ayuda mutua y el seguimiento a la implementación de la Estrategia Andina para la Prevención y Atención de Desastres (EAPAD), serán analizados por los representantes del Comité Andino para la Prevención y Atención en Desastres (CAPRADE) en su XI Reunión Ordinaria que se realizará el 5 y 6 de marzo en Bogotá, Colombia.

En esta reunión estarán presentes los organismos que cooperan en la implementación de la estrategia andina, tales como la Organización Panamericana de la Salud, la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres, el Programa DIPECHO de la Unión Europea, el Proyecto Apoyo a la Prevención de Desastres en la CAN (PREDECAN); entre otras organizaciones del Sistema de las Naciones Unidas.

Aún cuando viven situaciones emergencias por los desastres, los países andinos han dado muestras de solidaridad y asistencia mutua. Tal es el caso del Perú que remitió 13 toneladas de ayuda a Bolivia y 14 toneladas a Ecuador, consistentes en botas de jebe, camas plegables, colchones de espuma, frazadas y calaminas, entre otros.

Por su parte, Colombia acudió en apoyo de Bolivia con nueve toneladas del producto Bienestarina, suplemento nutritivo para madres lactantes y niños recién nacidos, además de 40 cajas de botiquín de primeros auxilios y guantes desechables. Autoridades de ese país anunciaron que en los próximos días estará enviando apoyo a la República del Ecuador.

De acuerdo a reportes recientes de los organismos de Defensa Civil, en Bolivia existen a la fecha 65 973 familias afectadas, sobre todo en el departamento de Beni. Igualmente, se estima que en Ecuador 3.5 millones de personas están indirectamente afectadas por las lluvias y la pérdida de 102 783 hectáreas de tierras agrícolas. En el Perú, las cifras oficiales dan cuenta de 452 912 personas afectadas por las precipitaciones y 16 personas muertas. Estas cifras, sin embargo, varían a cada momento.