Municipios de Desaguadero de Bolivia y Perú iniciarán manejo concertado e integral de la basura

Con apoyo de la CAN y la UE

Lima, 5 oct. 2010.– Con el apoyo de la Comunidad Andina y de la Unión Europea, los municipios de Desaguadero de Bolivia y Perú pondrán en marcha un proyecto binacional fronterizo que les permitirá el manejo concertado e integral de la basura y la superación de problemas de deterioro ambiental, en beneficio de sus aproximadamente 25 mil habitantes.

Para ello, el Secretario General a.i. de la Comunidad Andina, Adalid Contreras Baspineiro, y el Secretario Ejecutivo de la Autoridad Autónoma Binacional del Sistema Hídrico del Lago Titicaca, Río desaguadero, Lago Poopó y Salar de Coipasa, Julián Barra Catacora, suscribieron el contrato de subvención “Ayudas exteriores de la Unión Europea”.

El acto, desarrollado ayer en la sede del organismo andino en Lima, contó con la participación del Encargado de Negocios a.i de la Embajada de Bolivia, Erich Kuhn Poppe, y el Director Nacional de Desarrollo Fronterizo del Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú, Félix Denegri.

El Secretario General a.i. de la CAN manifestó que con este proyecto se está generando un espacio de entendimiento y cooperación peruano-boliviana para un trabajo conjunto, que es una de las formas más sólidas de la integración en la región, que redundará sin duda en beneficio de su población.

Tras destacar el apoyo de la Unión Europea, brindado a través del Proyecto “Apoyo a la Cohesión Económica y Social en la Comunidad Andina” (CESCAN), y el aporte de los municipios de Desaguadero de Perú y Bolivia, el Secretario General dijo que éste es un proyecto de enorme significado, no sólo desde el punto de vista ambiental, sino también económico-territorial y cultural, que gira en torno al Lago Titicaca en sus variados aspectos. 

Por su parte, el Presidente Ejecutivo de la Autoridad Autónoma Binacional del Sistema Hídrico del Lago Titicaca, Río Desaguadero, Lago Poopó y Salar de Coipasa, Julián Barra, sostuvo que el proyecto pretende constituirse en el símbolo del desarrollo con criterio conservacionista, que toma en cuenta el ecosistema del Lago Titicaca.

Actualmente, las ciudades de Desaguadero enfrentan una serie de problemas como insuficiente cobertura y deficiencias en el servicio actual de recolección, disposición final de los desechos sólidos a cielo abierto, inadecuada cultura ambiental, entre otros que se pretende superar con el proyecto.