FAO: “Perú podría tener todo su territorio libre de fiebre aftosa antes del 2015”

 Alcanzar la meta contribuirá a la seguridad alimentaria y nutricional de las poblaciones más vulnerables del país.

-Es necesario fortalecer los servicios ganaderos y de sanidad agropecuaria a nivel local en el marco de una estrategia de desarrollo territorial rural.

(Lima, 29.01.2013) La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) sostiene que a la fecha, el 88,4% del territorio peruano está libre de fiebre aftosa y el país está en camino a erradicarla. Estas declaraciones fueron dadas en el marco de la Reunión del Comité Técnico Andino de Sanidad Agropecuaria (COTASA), en la CAN. 

FAO brinda asesoría técnica a los países miembros de la CAN y Venezuela en el control y erradicación de enfermedades como la fiebre aftosa y la peste porcina.

Con esta acción se han fortalecido los servicios veterinarios nacionales, los programas nacionales de control y se ha capacitado a los pequeños productores a través programas de educación sanitaria para mejorar su conocimiento de los síntomas de estas enfermedades, facilitar  la identificación de la fiebre aftosa y peste porcina, y la capacidad de informar oportunamente la presencia de brotes de manera rápida al servicio veterinario más cercano, con el fin de evitar que la enfermedad se propague a otras zonas. 

“La fiebre aftosa y la peste porcina causan pérdidas importantes en la producción y productividad ganadera afectando el comercio de productos pecuarios y los ingresos de pequeños productores, y ponen en riesgo su seguridad alimentaria y nutricional ante una menor disponibilidad de alimentos proteicos”, sostuvo Tito Díaz, Oficial Principal de Desarrollo Pecuario de la Oficina Regional de la FAO.  Enfatizó que los programas de control de enfermedades animales acompañados de estrategias de promoción del consumo de leche y carne son esenciales en el combate a la desnutrición crónica infantil.  La leche, la carne y los huevos aportan nutrientes esenciales en la dieta de niños en su primera fase de desarrollo.

Según el Sr. Díaz, el éxito de un programa de control y erradicación de estas enfermedades tiene tres ejes: el compromiso político de los gobiernos para erradicar una enfermedad y mantener los programas en el largo plazo; el fortalecimiento de los servicios veterinarios nacionales y de su rol como autoridad sanitaria nacional; y el fortalecimiento de los acciones con los pequeños productores a nivel comunitario en zonas rurales de alta vulnerabilidad. 

Los países de la región andina han mejorado sus programas de sanidad animal, Perú tiene más del 88% de su territorio libre de fiebre aftosa y Colombia ha sido reconocido por la OIE como libre de fiebre aftosa. Todavía se requiere un mayor esfuerzo en el control de la peste porcina clásica a nivel de la región.

Llegar a las poblaciones más vulnerables

El Comité Técnico Andino de Sanidad Agropecuaria  de la CAN ha contado  con la asesoría técnica de la FAO para fortalecer sus funciones de coordinación de los programas de sanitarios a nivel de la CAN y de armonización de las políticas de sanidad agropecuaria para facilitar el comercio y mejorar la seguridad alimentaria y nutricional de las poblaciones más vulnerables. 

La FAO ha recomendado fortalecer los servicios ganaderos y de sanidad agropecuaria a nivel local en el marco de los programas de desarrollo territorial rural con el fin de facilitar el acceso de los pequeños productores a los servicios de asistencia técnica, capacitación y a  los programas de sanidad agropecuaria e inocuidad de los alimentos,  Estos temas fueron tratados en el marco de la reunión de Viceministros de la CAN preparatoria de la próxima reunión de Ministros a realizarse en Quito en el mes de marzo y en la cual se discutirá la estrategia andina de desarrollo territorial rural. 

En ALC más del 60 % de la producción de leche y más del  90% de la producción porcina proviene de fincas de pequeños y medianos productores y su contribución a la seguridad alimentaria y nutricional es muy importante por lo cual también la FAO ha recomendado el fortalecimiento de la agricultura familiar pecuaria.