En su visita a la sede de la CAN Barroso: “Países andinos pueden superar diferencias”

Lima, 16 mayo 2008.- El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, pidió ayer a los países de la Comunidad Andina realizar los esfuerzos necesarios para superar sus diferencias, porque –dijo- “la integración es para el largo plazo y no para lo inmediato”.

El pedido lo formuló al intervenir en la sesión solemne realizada ayer en su honor con ocasión de su visita a la Secretaría General de la Comunidad Andina. “La verdad es que la UE fue capaz de superar las diferencias de desarrollo, las diferencias ideológicas entre los gobiernos y creemos que los países de la CAN pueden hacerlo”, recalcó.

Manifestó que la integración es un proceso con muchas curvas y contracurvas, pero es un camino que debe seguir adelante. “Es la condición esencial para la prosperidad, para la paz, para la libertad y para la ciudadanía”, recalcó.

Barroso recordó que las relaciones de la UE con la CAN empezaron prácticamente desde el inicio de la integración andina, con la visita de varios representantes de la Comisión Europea y en especial de Ziko Mansfield, quien un 20 de mayo de 1972, vislumbró los efectos medioambientales del desarrollo incontrolado y propugnó la adopción de una política económica y social que hiciese frente a ese desafío mundial.

“La propuesta de Mansfield se resumía en cambiar la dinámica de crecimiento por la de una ordenación armonizadora. Lamentablemente su petición no tuvo el eco que hubiera debido tener. Sólo ahora, 36 años después, cuando algunos daños son ya irreversibles, empezamos a entender la necesidad de una actuación inmediata”, puntualizó.

Manifestó que por eso, la Comisión Europea ha propuesto un conjunto de medidas para contrarrestar el cambio climático y un Plan de acción medioambiental y de lucha contra el cambio climático en América Latina, denominado Euroclima.

“En esta lucha no podemos estar solos. La cooperación multilateral es esencial y la integración subregional es un elemento clave para hacer frente a este y a otros desafíos globales”, manifestó.

Durante la sesión solemne, organizada en su homenaje, el presidente de la Comisión Europea recibió una distinción de la Comunidad Andina y fue declarado “Ciudadano Andino Honorífico”.