En conversatorio en sede de la CAN, filósofo Edgar Morin sostiene que la integración no significa la disolución de las diversidades

Lima, 27 ago. 2009.- El filósofo francés Edgar Morin sostuvo hoy que el proceso de integración no significa la disolución de las diversidades, “significa la convivencia, el diálogo, salvar las vallas culturales y que se reconozcan y respeten los derechos fundamentales de todas las poblaciones, además de abrirles la posibilidad de acceder al poder”.

Morin hizo estas afirmaciones en el conversatorio sobre la integración andina y el mundo contemporáneo sostenido durante su visita a la sede de la Secretaría General de la Comunidad Andina, donde fue declarado Ciudadano Andino Honorífico, en un acto que fue presidido por el Secretario General, Freddy Ehlers, en presencia de funcionarios de la institución, de la Embajada de Francia en el Perú e invitados especiales.

Durante el encuentro, Morin puso énfasis en resaltar la importancia que tiene para la integración la conexión de la unidad y la diversidad. “Pienso que la gente que vive en unidad sin ver la diversidad, está ciega, y que aquellos que viven la diversidad sin ver la unidad, también están ciegos”, puntualizó

Para Morin, el tesoro de la Comunidad Andina se encuentra precisamente en su diversidad y el tesoro de la diversidad se encuentra en la unidad. “Eso vale para la nación y también para un proceso de integración. Una nación debe tener un mínimo de unidad, pero debe respetar la diversidad de voces”, puntualizó.

Indicó que la integración tiene, para él, dos significados: la primera es la integración de poblaciones que no están incorporadas a la vida política y social de una nación y la segunda es la integración de naciones en un conjunto, que fortalece sus hermandades y permite vivir en armonía. “Hay, por lo tanto, integración de una nación y de un conjunto de naciones”, precisó y citó experiencias concretas: la de Francia y la Unión Europea.

Dijo que en Europa la existencia de Estados nacionales impidió avanzar hacia una unión política. Lo que se logró fue un gran desarrollo económico que empezó 10 años después del final de la guerra. Luego vino el desarrollo de las comunicaciones, la posibilidad de viajar y hacer turismo y la moneda común, pero la Unión Europea no ha llegado a tener un papel relevante en asuntos mundiales, como la crisis del Medio Oriente. Por eso –añadió- “es un gigante económico pero un enano político”.

Por último, planteó la necesidad de introducir en la concepción occidental del mundo, que rompió la comunicación entre el ser humano y la naturaleza, otras concepciones que restauren esa relación y le den equilibrio.

En ese sentido, destacó la importancia del proceso de revitalización de las raíces indígenas de los países andinos, que privilegia la relación del ser humano con la naturaleza, para el futuro de la integración andina y recomendó perseverar en ella a pesar de las dificultades que pueda afrontar.

Edgar Morin es un sociólogo y filósofo francés, cuyas ideas marcan un hito en la historia del pensamiento humano. Es autor de El espíritu de la época (1962), Introducción a una política del hombre (1965), El Método (6 volúmenes, 1977-2004), Tierra-patria (1993), Para salir del siglo XX (1996), entre otras obras que suman más de sesenta.

Descargar las fotografías en alta resolución en Flickr