Cancilleres andinos aprueban normas sobre desarrollo fronterizo

Valencia, 23 junio 2001. Dos normas comunitarias destinadas a dar un impulso decisivo a la integración y el desarrollo fronterizo en la Comunidad Andina (CAN) fueron aprobadas en el marco del XIII Consejo Presidencial Andino que se celebra en Valencia (Venezuela).

El anuncio lo efectuó el canciller de Venezuela, Luis Alfonso Dàvila, al informar de los resultados de la reunión del Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores que culminó anoche sus deliberaciones, preparatorias de la Cumbre Presidencial.

La normativa se refiere a la creación de Zonas de Integración Fronteriza (ZIF) y de Centros Binacionales de Atención en Frontera (CEBAF) en la subregión andina.

Las ZIF son “ámbitos territoriales fronterizos adyacentes de Países Miembros de la CAN para los que se adoptarán políticas y ejecutarán planes, programas y proyectos” con el fin de impulsar el desarrollo sostenible y la integración fronteriza, aclaró el canciller.

Los CEBAF son “el conjunto de instalaciones que se localizan en una porción del territorio de un país miembro o de dos colindantes, aledaño a un paso de frontera, que incluye las rutas de acceso, los recintos, equipos y mobiliario para el control integrado de personas, equipajes, mercancías y vehículos”.

Al destacar la importancia de estas normas, el Secretario General de la CAN, Sebastián Alegrett, manifestó que con ellas se aspira a transformar las fronteras de “eventuales focos de conflicto y zonas deprimidas en puentes de unión y áreas de crecimiento”.

El establecimiento de las ZIF tiene por finalidad generar condiciones óptimas para el desarrollo sostenible y la integración fronteriza entre los países miembros de la CAN, para lo cual se adoptarán políticas y proyectos dirigidos a promover en ellas el libre tránsito de personas, vehículos, mercancías y servicios y se armonizarán y simplificarán los procedimientos migratorios, aduaneros y fito/zoosanitarios.

Asimismo, se ejecutarán planes, programas y proyectos para mejorar la calidad de vida de los pobladores, considerando las limitaciones del medio ambiente y potenciando sus ventajas, y se fomentará el crecimiento, modernización y diversificación de su base productiva.

De acuerdo a la Decisión, los países de la CAN podrán establecer, mediante los mecanismos bilaterales que convengan, Zonas de Integración Fronteriza entre sí y de considerarlo conveniente, con terceros países.

En la identificación y delimitación de las ZIF, los países deberán tener en cuenta, entre otros criterios, las ciudades actuales o potencialmente dinamizadoras y áreas económica y socialmente deprimidas que requieran de la conjunción de esfuerzos para revertir su situación de atraso.

Los países andinos establecerán o adecuarán a esta norma por lo menos una ZIF en cada una de sus fronteras comunes, dentro del año siguiente al de su entrada en vigencia.

En lo que respecta a los CEBAF, la norma comunitaria señala que su objetivo es implantar un sistema eficiente e integrado de gestión y control de los tráficos bidireccionales que se canalizan por los pasos de frontera, es decir, por el lugar de vinculación por carretera, convenido y habilitado por los países para la entrada y salida de personas, equipajes, mercancías y vehículos.

Precisa que con los CEBAF se busca evitar “la duplicidad de trámites y registros a la salida e ingreso”, “promover el transporte internacional directo de pasajeros y mercancías por carretera” y “establecer un sistema permanente de información y capacitación en frontera para funcionarios, prestatarios de servicios y usuarios”, entre otros aspectos.

Los países de la CAN podrán establecer los CEBAF que consideren necesarios y efectuar la notificación correspondiente a la Secretaría General de la Comunidad Andina, en un plazo no mayor de 10 días siguientes a la fecha de su entrada en vigencia, para su registro y publicación en la Gaceta Oficial del Acuerdo de Cartagena.

Un CEBAF podrá estar ubicado íntegramente en el territorio de un país, aledaño a un paso de frontera, o a un lado y otro aledaños al paso de frontera, es decir, unas instalaciones sobre el territorio de un país, y otras sobre el territorio del otro país.

El control integrado en los CEBAF implicará la parada momentánea por una sola vez del flujo de personas, equipajes, mercancías y vehículos y utilizará procedimientos administrativos y operacionales armonizados o compatibles que progresivamente se irán transformando en procedimientos únicos.