CAN puede aportar mucho a la seguridad del planeta con su potencial medioambiental, afirma Brack Egg

Lima, 4 ab. 2007. Por su enorme potencial medioambiental, los países de la Comunidad Andina están en capacidad no sólo de contribuir al bienestar global y la seguridad del planeta, sino emprender exitosos negocios con otros países, especialmente de Europa, en la conservación de bosques y la venta de servicios ambientales, entre otros, sostuvo Antonio Brack Egg, reconocido ecólogo, catedrático e investigador de la diversidad biológica peruana.

Brack Egg puntualizó que los países de la CAN “son el banco genético del mundo en variedades de papa, maíz, granos, tubérculos, etc.; poseen una gran parte de los bosques tropicales amazónicos que, con el cambio climático, van a adquirir importancia estratégica; tienen diez mil años en domesticación de plantas nativas y especies de la fauna y tradición en procesos de selección genética, sin saber de ADN ni de genomas”.

Estas declaraciones las formuló Brack Egg, luego de la reunión de trabajo que sostuvo el lunes pasado con el Secretario General de la Comunidad Andina, Freddy Ehlers, con quien dialogó sobre la agenda ambiental andina y las tareas que le corresponde desarrollar a la CAN en los próximos años.

Brack Egg expresó su satisfacción por el hecho de que el tema ambiental es una prioridad en la agenda andina de integración. “Aunque ya hubo pasos en el pasado, como la aprobación de la Estrategia Andina de Diversidad Biológica, era tiempo de que el tema ambiental ingresara con la fuerza del huracán en la Comunidad Andina”, manifestó.

Consideró “muy urgente” comenzar a dar pasos muy decididos respecto a la protección de los bosques primarios amazónicos. “En el Perú hemos talado 10 millones de hectáreas de bosques amazónicos y dejado improductivas ocho millones de hectáreas. Debemos parar esto porque de lo contrario tendremos problemas con el agua, la biodiversidad y los suelos”, recalcó.

Indicó que un aliado importante en esta tarea deberá ser la Unión Europea, bloque de integración que está dando ejemplos muy claros en la lucha contra el cambio climático. “Hace pocas semanas, acordaron reducir sus emisiones de gases de invernadero al menos un 20 por ciento. Eso es una cosa increíble”, puntualizó.

Asimismo, indicó que, en las próximas negociaciones entre la Unión Europea y la Comunidad Andina para un acuerdo de asociación y libre comercio, el tema ambiental debe ser uno de los fundamentales. “Eso lo diferenciaría de los TLC que se han venido negociando”, recalcó.