CAN demanda mayor compromiso de países industrializados y más recursos para la adaptación al cambio climático

Bali (Indonesia), 13 dic. 2007.- La Comunidad Andina demandó mayor compromiso de los países industrializados para hacer frente a los problemas del calentamiento global y más recursos para adaptarse al cambio climático.

La demanda de los andinos fue efectuada en Bali, en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, por el ministro colombiano de Medio Ambiente, Juan Lozano Ramírez, en representación de la Comunidad Andina.

Tras expresar el apoyo de la CAN a la iniciativa de fijar como meta la reducción de emisiones de gases efecto invernadero en un 30% para el 2020 y en un 50% para el 2050, Lozano subrayó que “la adaptación al cambio climático es cuestión de supervivencia a largo plazo para muchas poblaciones”

Sustentó esta afirmación en los pronósticos del IV Informe del IPCC que señalan que “los efectos del calentamiento global se continuarán produciendo por años e incluso por siglos”,

El ministro aseguró que los países de la CAN, a pesar de que contribuyen con menos del 1% a la contaminación global por gases efecto invernadero, están decididos a actuar para enfrentar este fenómeno y ya lo están haciendo.

“Lo hacemos porque somos altamente vulnerables al cambio climático y porque no podemos dejar de actuar.”, subrayó y citó algunos ejemplos de lo que se está haciendo a nivel nacional y regional. “A nivel regional estamos trabajando en una Estrategia Regional de Cambio Climático y hemos desarrollado esfuerzos de socialización y discusión del tema como el evento de “Clima Latino” llevado a cabo en Ecuador en octubre de este año”, señaló.

Sin embargo, manifestó que los recursos son escasos. “Estudios internacionales recientes señalan que el costo de la adaptación al cambio climático en países en desarrollo está en el orden de 50 billones de dólares por año, mientras que en el marco de la Convención de Cambio Climático los fondos para la adaptación corresponden a apenas 200 millones de dólares”, refirió.

Explicó que por eso los países de la CAN consideran “indispensable que el período post-2012 contemple un programa mundial de adaptación que cuente con recursos sustanciales de financiación que faciliten la transferencia de tecnologías y que fortalezcan las capacidades endógenas para enfrentarse al cambio climático”. “Este es un componente esencial para que el régimen post-2012 sea más equitativo y justo que el actual”, subrayó.

Manifestó que otro componente importante del régimen post-2012 deben ser los incentivos financieros, preferiblemente a través de mecanismos de mercado, para evitar la deforestación en los países en desarrollo. “Para que se detenga la destrucción del bosque, es primordial el reconocimiento de los esfuerzos que hacen los países de la región Andina y otros países en desarrollo para conservar los bosques tropicales”, puntualizó.