Alegrett: “la integración andina se encuentra en un punto de inflexión”

Lima, 18 oct. 2001. El Secretario General de la Comunidad Andina (CAN), Sebastián Alegrett, advirtió hoy que la integración se encuentra en un punto de inflexión, en momentos que se producen “profundos cambios en la situación internacional y en las reglas de juego que definirán el escenario mundial”.

Alegrett efectuó los planteamientos al intervenir en el Seminario “El Parlamento Andino y la integración subregional en el siglo XXI”, que se efectúa en Lima, en la sede del Congreso del Perú, con la asistencia de los representantes de la organización, funcionarios de la CAN, académicos y expertos.

Según el Secretario de la CAN, la integración andina deberá enfrentar tres importantes retos: la consolidación aduanera con la aprobación del nuevo Arancel Externo Común (AEC) para mediados del 2002, la construcción del espacio sudamericano a través del acuerdo de libre comercio y el diálogo político con el Mercosur, y el establecimiento del Mercado Común Andino en el año 2005.

El compromiso de los presidentes andinos de aprobar un nuevo AEC que involucre a los cinco países representará “un salto cualitativo en el desarrollo de la supranacionalidad y un hecho notable que proyectará a la subregión con mayor credibilidad”, afirmó.

Alegrett consideró, además, que la culminación de las negociaciones para crear una zona de libre comercio entre la CAN y el Mercosur, el 1 de enero del 2002, y la profundización del diálogo político y la cooperación entre ambos bloques será una “pieza fundamental en la construcción del espacio sudamericano”.

De esta manera, América Latina tendrá “un mayor peso y podrá defender mejor sus intereses en otros escenarios de negociación” como son los casos del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA y la Organización Mundial de Comercio (OMC).

El Secretario de la CAN advirtió que “el mundo está adquiriendo nuevas formas con la constitución de grandes bloques propulsados por los países más desarrollados” que derivará en “estructuras superiores de reglamentación internacional”.

Citando las transformaciones que se llevan a cabo en la Unión Europea, Alegrett consideró que “las nuevas realidades implican opciones nuevas” que van más allá del derecho comunitario y afectan a todos los ciudadanos.

En igual sentido, abogó por una mayor participación de la sociedad civil en el proceso de integración y estimó que el Parlamento Andino “está llamado a cumplir un papel clave, que no se limita a ser la caja de resonancia, sino que contribuya a fortalecer la conciencia de la identidad común entre sus pueblos”.