Empresarios andinos analizarán Arancel Externo Común y medidas para promover inversión y empleo

Lima, 26 ene 2002. El Consejo Consultivo Empresarial Andino se reunirá en Bolivia, la próxima semana, para analizar la consolidación de la unión aduanera y las acciones que puede emprender el sector para promover la inversión privada y la generación de empleo.

Convocada por el titular de la Cámara Nacional de Comercio de Bolivia, Guillermo Morales Fernández, quien ejerce la presidencia del Consejo Consultivo Empresarial Andino, la reunión se inaugurará a las 9 de la mañana del domingo 27 de enero, en el Hotel Los Tajibos, de Santa Cruz de la Sierra.

El encuentro de los empresarios antecede a la reunión de ministros de Comercio e Integración, Relaciones Exteriores, Hacienda, Agricultura y Economía de la Comunidad Andina, que se realizará los días 28 y 29 de enero, y a la Cumbre Presidencial de la subregión, prevista para el 30 de enero.

La agenda de la reunión empresarial contempla una reflexión sobre el proceso de integración andina, la evolución de la zona de libre comercio y el análisis de la unión aduanera.

Como un aporte de los empresarios al proceso integracionista andino, el Consejo Consultivo examinará también las acciones que puede emprender el sector con el propósito de promover la inversión privada y la generación de empleo.

Al término de las deliberaciones, que concluirán en la tarde del domingo, el Consejo Consultivo Empresarial Andino aspira a plasmar sus conclusiones y propuestas en una declaración que será entregada a los jefes de estado durante la cumbre presidencial.

El Consejo Consultivo Empresarial Andino se reunió en Lima, del 11 al 12 de diciembre del 2001, para continuar analizando los escenarios relacionados con el nuevo Arancel Externo Común (AEC).

En aquella oportunidad, expresaron, entre otros temas, la necesidad de contar, en el más breve plazo, con un AEC que “se aplique efectivamente en los cinco países andinos y permita condiciones equitativas de comercio.”

Se pronunciaron también por la eliminación gradual de los “regímenes aduaneros especiales para el comercio intrasubregional”, al propio tiempo que se “armonizan los criterios y los mecanismos para su aplicación frente a terceros países”.