Comenzó a operar Red Andina de Vídeo Conferencia con una reunión de viceministros de Comercio

Lima. 4 junio 2004. Marcando un importante hito tecnológico, esta tarde entró en operación la Red Andina de Vídeo Conferencia (RAVC), mecanismo que permitirá a los representantes de los países de la Comunidad Andina, en sus diferentes instancias, celebrar reuniones a distancia e interactuar en tiempo real, aprovechando las ventajas que brinda Internet.

La primera reunión bajo esta modalidad fue realizada hoy, exitosamente, entre los Viceministros de Comercio Exterior de los cinco países de la CAN, quienes coordinaron, entre otros temas, las reuniones preparatorias de la Cumbre Presidencial Andina, prevista para julio próximo, en Cuenca, Ecuador.

El Secretario General de la Comunidad Andina, Allan Wagner, indicó que esta red está llamada a convertirse en una de las herramientas de apoyo fundamentales de los gobiernos de los países andinos en las negociaciones comerciales que desarrollan en diversos escenarios, pero también de otros sectores de la sociedad civil de la subregión.

Indicó que según las estimaciones realizadas por los especialistas, la realización de 100 reuniones de grupos comunitarios bajo esta modalidad de video conferencia, con una duración de dos días por reunión, produciría un ahorro total anual de $ 536,000 dólares, en desplazamiento de sus representantes, viáticos y tiempo de movilización, entre otros rubros.

Tras enumerar otras ventajas de la red -como la de facilitar la incorporación de nuevos actores en el proceso de integración y duplicar la capacidad operativa de la Secretaría General- Wagner subrayó que la Red Andina de Vídeo Conferencia no hubiera sido posible sin el concurso decidido de los países andinos, cada uno de los cuales invirtió en la creación de su nodo nacional.

La RAVC está integrada por seis nodos, ubicados en la Secretaría General y los ministerios de Comercio Exterior de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia, además, cuenta con la capacidad técnica para incorporar por lo menos a un entidad adicional, espacio especialmente reservado para acoger la eventual participación de otro organismo del Sistema Andino de Integración (FLAR, TAJ, CAF, etc.) u otro invitado.