Repica el tambor y una Virgen llora
Por Margaritainés Restrepo Santa María | Coro, Venezuela
El Colombiano de Medellín
Agosto de 2003

* Coro, ciudad venezolana y Patrimonio Cultural de la Humanidad.
* Propuesta con arquitectura colonial, mucha música, mar y desierto.
* Lugar con espacio para tradición y cuentos con fantasmas.
* Tiempo de diversidad con agua de coco, cocuy pecayero y cocacola.

Vieron llorar a una Virgen. Saben de duendes, túneles secretos y naves espaciales. Acarician relatos de invasiones de piratas franceses e ingleses y la fortuna nunca encontrada de Andrés de Talavera, el de la Casa del Tesoro.

Se gozan las cuerdas de bandolinas, cuatros y guitarras, y el repicar de tambores. En esa ciudad venezolana Patrimonio Natural y Cultural de la Humanidad: Santa Ana de Coro.

Las historias brotan de calles empedradas -de canto rodado-. Se asoman por los balcones (que miran a la sierra y no al mar, como se estila), y en los corredores de casonas coloniales con memoria de bahareque y palma, y de colores vivos -influencia holandesa, "importada" de Curazao-.

Brotan y se mezclan con el agua de coco que venden en esquinas. Con los nísperos y mamones que no faltan en los patios -olivos en los de judíos. Y ese calor que habla de arena y de olas.

Historias y memorias. En Coro -viento, en Arawak-, capital del estado o departamento de Falcón. En labios de algunos de sus 180-200 mil habitantes. De una comunidad con español, negro, indio y alemán en la sangre.

Ritmo de diversidad

"En 1527 Coro se vino a fundar, es cuna de Venezuela la primera capital. ¡Ay, ay, ay, ay!". Los Salveros de San Ilario entonan salvas y décimas, típicos sones campesinos de la región falconesa

Mientras, la Orquesta Típica Armonía recorre el pentagrama de composiciones locales con sabor a romance: "Ansiedad, de tenerte en mis brazos, musitando palabras de amor..."

Porque allí, donde según cuentan, el Cacique Manaure recibió cordialmente al conquistador Juan de Ampíes, hay espacio para la diversidad.

Alternan tradiciones judías y católicas. Chivo y comida de mar. Cocuy Pecayero (bebida alcohólica) y Cocacola. Misas de Gallo de media noche a 5:00 de la mañana, acuñadas con parranda.

Alternan vals, balada y décima, danza de Las Turas, para agradecer las cosechas, y percusión pegajosa, con sentimiento de ancestros africanos.

A la sombra del cují

Monumento a Manaure. Museos Diocesano y de Arte. Artesanías de madera, cabuya, cerámica. Catedral e iglesia de San Francisco. Taller de restauración. Construcciones con nombres evocadores: casas de las Cien ventanas, de Hierro, del Tesoro, La Alameda. Balcón de Los Arcaya.

¿Sabes?

Debajo de un frondoso cují el padre Merino celebró la primera misa en tierra firme suramericana, el 23 de noviembre de 1528. La Cruz de San Clemente es lo que queda de ese árbol.

Por aquí paró a almorzar Simón Bolívar, en una de sus andanzas.

El Cocuy Pecayero es una versión artesanal del tequila. Y es mucho más que licor para celebrar...

Dicen que es milagroso. Untado, en baños, y a veces "salpimentado" con culebra ciega. Combate el dolor de cabeza o muela, la fiebre, las torceduras, la diabetes, y como desinfectante.

La comunidad de Pecayo -el 75% vive del mismo- lidera una gran campaña para su legalización.

Celos entre poetas

Y entre relato y relato, de un patio de la recién inaugurada Casa de La Poesía y de la Cultura del Caribe, en donde recuerdan y honran a los poetas, -entre ellos a Elías David Curiel-, se escuchan cantos populares con ataques de celos:

"Le mandé hacer un vestido que le tape los jarretes, quién la manda a ser bonita, que hasta a Dios lo compromete. No quiero que se me muera, pa´ no llevarla al sepulcro, porque allá en el cementerio la enamoran los difuntos".

En Santa Ana de Coro. Ciudad que huele a algo más de Colonia y Patrimonio.

Huele a desierto, por las dunas, de arena fina y clara, del Parque de Los Médanos.

Huele a mar, de su primer puerto, querido por viejos piratas: La Vela.

La ciudad que busca compartir lo que exhibe como honores:

Primera capital de la provincia de Venezuela. Primer obispado de América. Sede de la primera Misa en tierra firme americana. Y de la primera Sinagoga en el continente.

El más importante conjunto arquitectónico de barro de la Cuenca del Caribe. El centro urbano continuamente habitado más antiguo de Venezuela.

La sangre se le alborota

"Cuando yo escucho el tambor, yo no sé lo que me pasa, la sangre se me alborota, me dan ganas de bailar".

Ahora, es tiempo de tambor para Coro. Y de repiques que acompañan sus memorias...

Que la Casa de las ventanas de Hierro -(allí se filmó una película de Manuelita Sáenz) tuvo ático para guardar armas, y tiene fantasmas (han visto niños y otras sombras). Y sus ventanas (novedosas, porque en la época se usaban de madera) fueron producto de un truque: se pagaron con cacao.

Que por la Casa del Tesoro, la que tenía túnel secreto y por donde escondían tesoros, se escuchan fantasmas, cascos de caballos, cantos gregorianos y ... hay aromas de vela encendida en la atmósfera.

Y que, en el vecino Santuario Mariano El Carrizal, que ofrece, los lunes al atardecer, misa de sanación, con unas mil personas a bordo, son multitudinarias las peregrinaciones decembrinas, sobre todo la del 12.

Porque a ese Santuario -en tierra que fue de los Caquetíos-, con párroco, Julio Urrego Montoya, de Santa Fe de Antioquia- llegan a invocar a la imagen de la Virgen de Guadalupe que protagonizó un "extraño" fenómeno. En plena misa, el 27 de febrero del 2001, ella lloró. Delante de monseñores y otros sacerdotes. Nuestra Señora de Guadalupe de las Lágrimas, la llaman desde entonces..

Tiempo para memoria y tambor. Con trajes tradicionales, arte de improvisar, intención de fiesta y loa a divinidades, ritmos coreano y golpe de cota, eco de cantos de esclavos, y tradición que cultiva el barrio Guinea, de Coro.

"El día que yo me muera, no quiero que a mi me lloren, sino que venga mi gente y me repique a los tambores". Entona Olga Camacho, patrimonio viviente de ritmos afroantillanos, a quien el canto la ha acompañado en todas las ocasiones: mientras lava, cocina, cuando se enrumba y en medio de un parto -lo reconoce-.

 


Rutas
Ciudades Coloniales
Rutas Arqueológicas
Parques Nacionales
Cumbres Andinas
Sol y Playa
¡Lo Máximo!
Países
Bolivia
Colombia
Ecuador
Perú
Venezuela
Noticias
Calendario Turístico Andino
Promociones
CAATUR
Novedades


Búsqueda


Arriba


<-- Regresar al Inicio de las Rutas Virtuales
Rutas
| Países | Promociones | Calendario Turístico Andino | --> Noticias | C.A.A.T.U.R. | Novedades
Este sitio ha sido desarrollado con la Cooperación Externa de la Xunta de Galicia
Derechos Reservados © Copyright Comunidad Andina 2002